Solo Pulgas: Todo sobre las pulgas

3 Remedios para Matar los Huevos de Pulgas en Perros

¿Sabías que las pulgas pueden poner alrededor de 1.000 huevos a lo largo de su vida y que estos tardan aproximadamente una semana en eclosionar? Lo que significa que cuando veas una pulga en casa, en pocas semanas puedes tener cientos en casa.

Es por eso que cómo eliminar huevos de pulgas es una de las consultas habituales de quienes tienen perro. No es de extrañar, porque estos pequeños insectos pueden ser una autentica molestia para nuestra mascota. Los huevos de pulga son difíciles de ver, porque apenas miden medio milímetro de largo y pueden estar escondidos entre el pelaje.

Por suerte es posible acabar con los huevos, cortando de raíz el ciclo de vida de las pulgas y acabando con la plaga. Hay muchos métodos, pero aquí hemos seleccionado tres que suelen dar buenos resultados y además son sencillos.

Cómo eliminar huevos de pulgas en perros

#1 Baño con limón

El baño con limón es uno de los métodos más efectivos para eliminar las pulgas y sus huevos. Este remedio es muy fácil, solo tienes que diluir media taza jugo de limón recién exprimido en dos tazas de agua, y añadir a esta mezcla un poco de jabón.

Así tendrás un potente champú antipulgas con el que enjabonar a fondo el pelaje de tu perro. Deja que actúe durante unos minutos y luego aclara bien.

remedios caseros para pulgas

Créditos: Animal Fiel

Esta es la opción ideal si quieres deshacerte de los huevos de pulga que hay en el pelaje, pero ten en cuenta que estos huevos también pueden estar en los sitios más frecuentados por tu mascota, como su cama. Es recomendable lavarla con agua caliente, ya que las pulgas no resisten las altas temperaturas.

#2 Pulverizar agua con vinagre

Vamos con otro de los grandes enemigos de las pulgas: el vinagre. Solo necesitas una botella pulverizadora limpia (límpiala bien para asegurarte de que no quedan restos de productos químicos), vinagre (blanco o de manzana) y agua.

Mezcla vinagre y agua en proporción 1:1, o 1:3 si a tu mascota no le gusta mucho el olor del vinagre. Llena el pulverizador con la mezcla y rocía a tu perro, asegurándote de evitar que el liquido caiga en los ojos o en cualquier llaga abierta.

Prueba a repetir este tratamiento durante un dos o tres días. Si a tu perro no le gusta el pulverizador, empapa una toalla en la mezcla y frótale con ella.

También puedes hacer un pulverizador similar con jugo de limón; o hacer un baño con vinagre, como en el remedio anterior.

#3 Cepillado

Los huevos de pulga no son pegajosos ni se adhieren al huésped, así que cepillar a tu perro puede ser una buena forma para librarlo de las pulgas. Eso sí, debes tener en cuenta un par de cosas:

  • Usar el peine o cepillo adecuado. Como se dijo al principio, el tamaño medio de un huevo de pulga es de 0,5 mm, así que usa uno que tenga poco espacio entre púas y cerdas. También puedes comprar un peine antipulgas; son baratos y vale la pena tener uno a mano.
  • Cepillar al perro sobre una manta. Los huevos irán cayendo a la manta en vez de al suelo. Cuando termines, solo tienes que lavar la manta con agua caliente para destruir los huevos por completo.

Para maximizar el efecto de este remedio puedes mojar el peine en jugo de limón o en vinagre. Recuerda que además de en el pelaje de tu perro, los huevos de pulga pueden estar por toda la casa. Mantenerla limpia es una de las claves en la prevención de las plagas.

¿Te han parecido útiles estos remedios caseros? En ese caso, compártelos con tus amigos a través de las redes sociales para que sus perros también estén a salvo de las pulgas.