pulgas en invierno

Hay quien cree que las pulgas desaparecen en invierno como por arte de magia. Nada más lejos de la realidad; estos insectos pueden sobrevivir al frio, sobre todo si están a buen resguardo dentro de nuestra casa.

La razón de que las pulgas puedan aparecer en cualquier época del año se debe a su ciclo de vida. Si quieres saber más sobre estos molestos invitados, en la siguiente página tienes una interesante información sobre pulgas. Pero veamos en qué consiste el ciclo de vida de la pulga y cómo contribuye a su supervivencia invernal.

El ciclo de vida de la pulga y el Invierno

La pulga hembra empieza a poner huevos entre 24 y 36 horas de alimentarse de la sangre de un animal. A partir de entonces actúa como una autentica fabrica, ya que puede poner hasta 10.000 huevos en 30 días. De cada huevo nace una larva, que luego forma un capullo y crece dentro de él como pupa, hasta salir del capullo como pulga.

Huevo, larva, pupa y pulga adulta; un ciclo de vida de 4 fases que puede durar desde pocas semanas hasta varios meses. La duración depende de las condiciones del medio. Por ejemplo, la fase de pupa se puede alargar hasta casi un año.

El frio ralentiza el ciclo de vida de las pulgas, pero no las mata (salvo que hablemos de frio extremo), así que incluso en invierno puedes tener el jardín lleno de huevos de pulga esperando para eclosionar.

Por otro lado, la calefacción de nuestros hogares ofrece el caldo de cultivo perfecto para las pulgas, ya que prosperan en un ambiente cálido y húmedo. La condiciones ideales para que las pulgas crezcan y se multipliquen  es una temperatura de 21 a 29 ºC y una humedad del 70%.

Así pues, en cualquier época del año puede ser necesario recurrir a profesionales para el control de una plaga de pulgas. Ten en cuenta que las pulgas adultas que viven en tu mascota constituyen sólo el cinco por ciento de la población total de pulgas en casa.

En un entorno natural, un perro o un gato tendría menos probabilidades de ser atacados por las pulgas en invierno, ya que éstas prefieren los ambientes cálidos. Pero en nuestro país la mayoría de las mascotas se mantienen en el interior de casa en un entorno artificial donde el uso de la calefacción central permite que las pulgas vivan bien durante todo el año.

Cómo protegerse de las pulgas durante el invierno

Las pulgas pueden ver tu casa como un agradable refugio donde pasar el invierno. Eso es un problema, ya que no solo molestan a mascotas y humanos con  con sus picaduras, sino que en cantidades suficientemente altas pueden causar anemia.

¿Cómo mantener alejados a estos visitantes indeseados? Desde luego, renunciar a la calefacción para que el interior de la casa esté tan frio como el exterior no es una opción viable. Estas son las mejores  estrategias según los expertos:

  • Usa tratamientos preventivos para tus mascotas: Los collares antipulgas y los champús antipulgas son una de las medidas más eficaces para mantener a perros y gatos a salvo de las pulgas y matar a los huevos que puedan haber quedado adheridos a su pelaje.
  • Limpia la casa: Huevos y larvas pueden pasar desapercibidos en la alfombra. Por eso conviene aspirarlas una vez a la semana. Otros lugares en los que hay que extremar la limpieza son los frecuentados por tu mascota. Por ejemplo, su cama, la manta con la que se acurruca, su cojín favorito…
  • Usa la lavadora: Lava regularmente la ropa de cama y las toallas. Lo ideal es hacerlo a temperatura caliente, al menos 50ºC, para matar a todos los posibles huevos.

Estos tres simples consejos pueden mantener tu casa libre de pulgas durante el invierno. Una vez que llegue la primavera, la batalla se trasladará también al exterior, así que no bajes la guardia. Recuerda que es mucho más fácil prevenir las pulgas que deshacerse de una infestación.