Solo Pulgas: Todo sobre las pulgas

Cómo preparar la llegada a casa de un cachorro

Por fin lo has conseguido. Ya tienes el cachorro que querías, ¡y es tan mono! Pero a la hora de llevártelo a casa te asaltan las dudas: “¿sabré cuidarlo de verdad? ¿Se sentirá a gusto?” Son preguntas habituales que se han hecho todos los que han tenido mascota. Pero no te preocupes, en este post hablamos sobre cómo preparar la llegada de un cachorro a casa.

Consejos para la llegada de un cachorro a casa

¿Qué hacer nada más llegar a casa?

Antes de entrar en casa con el cachorro es bueno que haga sus necesidades fuera. Lo mejor es que aprenda desde el principio que dentro de casa ni se mea ni se hace caca. Una vez que tu cachorro se haya aliviado, llévalo dentro y deja que explore un poco (siempre con supervisión, por supuesto). No necesita ver toda la casa, pero dar una vuelta por las principales áreas de la casa le ayudará a orientarse. Entonces, ofrécele un trago de agua, pero nada de comida. Lo más seguro es que el perro necesite una siesta después de toda la excitación, y es muy probable que su estómago no esté listo para la comida hasta después de eso.

Los primeros días…

Juega con él

El juego es importante para los cachorros al menos en tres niveles:

  • Ayuda a su desarrollo
  • Le mantiene en forma
  • Refuerza el vínculo con su amo

Como ves, hay buenos motivos para empezar a jugar con tu cachorro cuanto antes. Pero ojo, al igual que pasa con los juguetes para niños, hay juguetes adecuados para cada edad. Aquí puedes ver cuáles son los mejores juguetes para cachorros.

Educa

Tres cosas importantes que hay que recordar sobre la educación en casa son: Programar, supervisar y recompensar la respuesta que te guste. Da de comer a tu cachorro a horas regulares y predecibles todos los días. Un cachorro con un horario de alimentación regular también tendrá un horario regular de evacuación.

Tu perro debe salir de casa después de despertarse, luego después de cada comida, cuando se despierte de las siestas y después de jugar. Entrénate para estar atento a los signos reveladores de la necesidad de ir al baño: olfatear, dar vueltas, encorvarse; una ráfaga repentina de actividad puede indicar la necesidad de defecar. No cuentes con que el cachorro sepa cómo venir a buscarte o se dirija la puerta. Con el tiempo, ambos descubriréis cómo comunicar esas necesidades, pero por ahora, ¡prepárate para sacarlo a cualquier señal!

Acondiciona la casa

Como descubrirás, los cachorros pueden ser muy curiosos y juguetones, lo que puede ser un peligro para la casa y para ellos mismos. Mantén fuera de su alcance cables, productos de limpieza y pequeños objetos que pueda tragarse. Inspecciona la casa en busca de huecos por donde pueda colarse o caerse, por si fura necesario poner alguna rejilla de protección.

Visita al veterinario

Tan pronto como el cachorro se acostumbre a ti y a su nuevo hogar, llévalo de visita al veterinario. Además de un chequeo general, tendrá que hablar sobre desparasitación, vacunas, microchips y esterilización. Lleva alguna golosina para que la visita sea una experiencia agradable.

Ten en cuenta que es un bebé

No trates a un cachorro igual que a un perro adulto. Recuerda que no deja de ser un bebé, así que hazlo con paciencia, supervisión constante y un toque suave. La forma en que interactúes con tu perro a esta edad es fundamental para su socialización.

Seguro que estos consejos te ayudan a que los primeros días de tu cachorro en casa sean agradables para ambos. Toma nota de ellos, relájate y disfruta al máximo con tu mascota 😉 .