Solo Pulgas: Todo sobre las pulgas

Picaduras de Pulgas en Perros: Cómo identificarlas y Curarlas

Las picaduras de pulgas son un problema para nuestros amigos peludos, principalmente por dos motivos: producen una gran comezón y pueden transmitir enfermedades.  En este artículo tratamos todo lo relacionado con las picaduras de pulgas en perros, haciendo especial hincapié en como identificarlas y cómo tratarlas.

Cómo identificar picaduras de pulgas en perros

Saber cómo se ven las picaduras de pulgas es la clave para identificarlas en perros:

  • Una picadura aparece como un verdugón rojo elevado, aproximadamente del tamaño de una cabeza de alfiler.
  • Cuando se rascan, las ronchas se inflaman y se hacen un poco más grandes, y la piel se enrojece en esa área.
  • Las picaduras aparecen en racimo en la cabeza del perro, el cuello y en el área de la cola.

Cabe destacar que la severidad de la lesión depende de la sensibilidad que tenga el animal a la picadura de estos artrópodos. Las picaduras en perros suelen ser más pronunciadas cuando ya se ha producido una alergia debido a la saliva de la pulga. En esos casos, pueden aparecer calvas en el pelaje.

Pero únicamente la descripción de la lesión en si no suele ser suficiente, por lo que es necesario de otras señales para saber si las pulgas son las verdaderas responsables. Una de las más reveladoras es el rascado. Si tu mascota se rasca a menudo es posible que las pulgas le estén molestando.

En los casos más graves puede observar a las pulgas correteando por la piel del animal al examinar el pelaje. Otra forma de determinar la presencia de estos ectoparásitos si no logramos divisarlos bien sea porque la carga parasitaria es baja o el pelaje de tu mascota es oscuro, puedes pasar el dedo por su piel y sentir unos extraños bultitos; estos bultitos son las pulgas. Cuando compruebes la presencia de pulgas en la piel de tu mascota usa ropa protectora, como camisas de manga larga y guantes, para evitar que puedan saltar a tu piel.

Tratamiento para picaduras de pulgas en perros

Una vez identificadas las picaduras de pulgas en perros debemos proceder a curarlas. Como dijimos al principio el problema de las picaduras no es solo la molestia del pinchazo, también las enfermedades que pueden transmitir al animal. Al picar a su huésped, la pulga también le inyecta una pequeña cantidad de saliva. Esta saliva funciona como un anticoagulante que permite al insecto beber sangre durante más tiempo (se ha demostrado que pueden almacenar 15 veces más sangre que su propio peso), y tiene más de 15 sustancias diferentes, que pueden causar reacciones alérgicas graves. Además de ser un vehículo para la transmisión de posibles enfermedades.

Cuando hablamos de tratar las picaduras de pulgas en perros debemos tener claro que lo primero es acabar con las pulgas para que no vuelvan a picar a nuestra mascota. Si las pulgas aún están presentes, aparecerán más picaduras.

Los síntomas de las picaduras de pulgas como enrojecimiento y picazón son el resultado de una reacción alérgica. Por lo tanto, las picaduras de pulgas deben tratarse con medicamentos que supriman las alergias, como los antihistamínicos o los esteroides tópicos. También pueden aparecer infecciones secundarias en la piel debido a las heridas que se provocan los propios animales al rascarse. Este tipo de infecciones pueden necesitar tratamiento con antibióticos, por lo que se recomienda visitar al veterinario.

Para aliviar la molestia de los picotazos lo mejor es bañar a tu mascota en una mezcla templada de agua, avena hervida y bicarbonato. Repite estos baños un par de veces por semana hasta que se acabe el problema de pulgas.