Solo Pulgas: Todo sobre las pulgas

Picaduras de pulgas en gatos: Cómo identificarlas y curarlas

Las pulgas son insectos parásitos que se alimentan de la sangre de animales de sangre caliente, siendo los animales domésticos uno de sus objetivos favoritos. Hay varios tipos de pulgas y cada una de ellas tiene su anfitrión favorito. Existen pulgas de perros y pulgas de gatos, pero normalmente una pulga de gato no tiene problemas en alimentarse de los perros ni las pulgas de perros hacen ascos a las pulgas de gato. Es importante saber identificar las picaduras de pulgas en gatos, para diferenciarlas de otros insectos. A continuación, te contamos cómo.

Para poder identificar picaduras de pulgas en felinos debemos tener en cuenta tres señales. Estas señales son el rascado, las lesiones como tal y la presencia de pulgas sobre el pelaje. Para tratarlas lo mejor es atacar directamente el problema, es decir, eliminar las pulgas de nuestro gato para así evitar que se produzcan otras lesiones. Las curas de las picaduras pueden ser caseras o con productos químicos comprados en tiendas veterinarias.

Cómo identificar picaduras de pulgas en gatos

Lo primero que notaremos es que nuestro gato se rasca más de lo habitual, esto es un claro síntoma de picaduras de pulgas en gatos, pero no es definitivo. Ante la sospecha, revisa con detalle a tu gato y busca pequeñas lesiones rosadas con forma de diminutos puntos en su piel (se trata) de las picaduras producidas por los ectoparásitos.

Para saber si a tu gato le han picado las pulgas:

  • Observa si el gato se rasca o lame con frecuencia la piel.
  • Examina las áreas donde el gato parece haber perdido pelo por rascarse demasiado.
  • Busca diminutas protuberancias rosadas o rojas que se vean ligeramente puntiagudas en el centro.
  • Busca costras en las áreas de la piel donde el gato esté rascando o lamiéndose constantemente.

En los casos más graves es posible ver pequeños puntos negros moviéndose en la piel o el pelaje del gato, las pulgas. Las mismas suelen acumularse en lugares a los que el gato no puede llegar para limpiarse como son el final de la espalda, el cuello y detrás de las orejas. Estos son los mejores puntos para buscar a estos indeseables artrópodos.

Si ves a tu gato rascarse a menudo, pero no consigues localizar ninguna picadura, examina su cama en busca de huevos o heces de pulgas.

En algunos casos de picaduras, los gatos pueden desarrollar una dermatitis alérgica a la mordida de las pulgas por una reacción de hipersensibilidad o exagerada del sistema inmune del animal ante las sustancias presentes en la saliva de las pulgas.

Las pulgas al morder a los mamíferos para alimentarse, segregan saliva que incluye varias sustancias capaces de evitar la coagulación de la sangre y de ese modo seguir chupando por tiempo indefinido. Este intercambio de fluidos es el que puede desencadenar esta respuesta exagerada por parte del sistema inmune del gato.

Tratamiento para picaduras de pulgas en gatos

Los tratamientos para las picaduras de pulgas en gatos pueden ser tanto caseros como comerciales adquiridos en una tienda de productos veterinarios.

Entre los remedios caseros tenemos que siempre se recomiendan está un buen baño de agua tibia. Aunque los gatos no son muy aficionados al agua, este tipo de baños pueden calmar la irritación de las picaduras. De todas formas, es importante buscar algún entretenimiento para hacer el proceso más ameno. Después del baño, no olvides secarlo con cuidado y siempre con mucho cariño.

En el baño se puede usar champú para bebé y combinarlo con aceites especiales de eucalipto, lavanda o cintronela. También es ideal el uso de un peine anti pulgas para de paso poder eliminar del pelaje las que hayan muerto después del baño.

Se pueden usar también espray anti pulgas caseros hechos con agua y cascaras de limón o naranja sancochadas y luego coladas y vertido el líquido resultante en un recipiente con atomizador ya que suelen repeler a las pulgas. También puedes cambiar esas cascaras por manzanilla que no resulta desagradable para el gato.

Pero como siempre decimos, el mejor tratamiento contra las picaduras es la prevención. Ante la primera señal de pulgas hay que hacer una limpieza de la casa con aspiradora en los sitios frecuentados por el gato y limpiar con agua caliente y vinagre el suelo para matar los huevos de pulgas que se encuentren en el hogar. Así se rompe su ciclo de vida.

Otra alternativa es el uso de productos como collares anti pulgas para gatos o anti pulgas en general, para poder prevenir las picaduras de pulgas. Es importante no usar productos de perros en gatos porque puede ser perjudicial para la salud del felino.