Solo Pulgas: Todo sobre las pulgas

Cuánto puede saltar una pulga

A pesar de su diminuto tamaño, las pulgas están la lista de los 10 mejores saltadores del mundo animal. Este hecho puede sorprender a más de uno, ya que, aunque la mayoría sabemos que las pulgas se mueven de un huésped a otro por medio de los saltos, la magnitud de estos saltos es algo que muchos desconocen. En este post te explicaremos cuánto puede saltar una pulga y cómo lo hace.

Cuánto salta una pulga

Por lo general una pulga es capaz de saltar hasta 33 centímetros en horizontal y 18 centímetros de altura. Unas distancias que parecen pequeñas pero que se vuelven gigantescas si tenemos en cuanta que las pulgas miden apenas 6 mm.

Testo lo convierte en el animal que más salta en relación a su tamaño. Es decir, su salto puede alcanzar con facilidad 100 veces su propia longitud, así que su desplazamiento es uno muy rápido. Como curiosidad, muchos expertos afirman que, si una pulga de nuestro tamaño se presentase en unas Olimpiadas, podría ganar a los humanos con bastante facilidad, y es que ningún atleta ha conseguido superar hasta la fecha la barrera de los 9 metros de longitud.

Los saltos de las pulgas son además rápidos, tanto que al ojo humano le cuesta distinguirlo.

Otra gran curiosidad sobre las pulgas es que estas son capaces de 600 saltos por hora durante unas 72 horas sin parar. Las pulgas saltan tanto para sobrevivir, porque su cuerpo está diseñado para ello. La altura máxima del salto de la pulga se debe a que sus patas traseras son de gran potencia y poseen almohadillas que están formadas por resilina.

Cómo salta la pulga

Respondida ya la pregunta acerca de cuánto salta una pulga, es tiempo de responder cómo salta una. La pulga usa como palancas sus largas piernas, y su cuerpo por su parte se encuentra muy comprimido para un impulso mayor. En este vídeo se explica con bastante claridad.

En otras palabras, el salto de una pulga es el resultado de una rápida transformación de energía potencial en energía cinética, esta es realizada en apenas un mili segundo. Hay que mencionar que sus saltos no son debidos a la propulsión de los músculos de las piernas traseras, sino más bien a la expansión de la proteína de las patas que genera la riselina. Esta está en la capacidad de almacenar una enorme cantidad de energía.

Por lo que el mecanismo de salto de una pulga es uno muy avanzado y que supera por mucho sus limitaciones físicas. Lo que hace posible que su traslado de un lugar a otro sea muy rápido y peligroso para los dueños de mascotas.

Esta es la razón de que siempre sea aconsejable percatarse del comportamiento del animal, en especial si vive en compañía de otros animales en general. Por lo que al cuidar sobre las conductas de nuestras mascotas, se podrán tener un hogar más limpio y más sanos, para todos en este. Sobre todo si consideramos, lo rápido que pueden expandirse las pulgas.